Buscar

LOS RESIDUOS (MUDA) Y LA EMPRESA OCULTA

Actualizado: 3 de sep de 2019


El sistema de gestión Lean Six Sigma brinda unos resultados excelentes siempre y cuando podamos identificar y eliminar los residuos que se generan en cada fase del flujo de valor. Este apartado posee una importancia especial en la medida en que explica unas primeras medidas para buscar de manera integral los residuos o las limitaciones que afectan a la productividad en cada fase y en cada área de la empresa.


En muchas empresas, la implementación de un sistema eficiente se centra solo en la búsqueda de residuos en el proceso de fabricación. Sin embargo, a veces, las limitaciones principales de una empresa se encuentran en los procesos de apoyo, como la comercialización, el diseño de productos, las finanzas, el mantenimiento y el servicio, entre otros. Podría decirse que el sistema de gestión Lean Six Sigma se centra en la eliminación o en la reducción a largo plazo de tres escollos que debe evitar la productividad en cualquier área de la empresa:


I. La Sobrecarga II. Los Residuos III III. La Variabilidad


I. La Sobrecarga


La productividad empresarial se reduce cuando las personas o las máquinas se ven obligadas a trabajar por encima de sus capacidades. Por lo general, esa sobrecarga se da en:


Las personas. Cuando se les exige por encima de sus capacidades o cuando se las obliga a trabajar más de lo que su atención o sus fuerzas permiten. Nos es raro encontrarse con casos de personas que trabajan más de doce horas constantemente, sometidas a un gran estrés para conseguir los resultados que se espera, obligadas a acudir a un sinfín de reuniones que limitan un tiempo valioso e inmersas en un entorno hostil en el que trabajar parece poco menos que ir a la guerra (condiciones poco salubres, trabajo pesado o sucio, etc.). Las empresas cuyas plantillas se ven obligadas a vivir en estas condiciones resultan muy tóxicas.


El equipo. Cuando los equipos —maquinaria, vehículos, aparatos informáticos, etc.— se ven obligados a trabajar a una capacidad mayor que la recomendada, en condiciones de mantenimiento insuficiente y con materiales o combustibles inadecuados, se reduce su vida útil y se convierten en una fuente de accidentes o riesgos.


Las empresas proveedoras. Cuando se les exige que trabajen más allá de sus capacidades y limitaciones.


Si se tiene la capacidad de construir un sistema de trabajo que dé lugar a un entorno repleto de desafíos pero en el que trabajar resulte placentero, se contribuirá a que la sociedad sea mejor y a que las personas que forman la plantilla tengan una visión más trascendente de su vida.


II. Los Residuos (Muda)


Muda es una palabra japonesa que significa «desperdicio» o «sin valor», algo por lo que nadie quiere pagar. La reducción de los residuos o los muda es una forma efectiva de aumentar la rentabilidad.


Desde el punto de vista de un cliente, un trabajo valioso es un proceso que agrega valor al producir bienes o brindar un servicio por el cual el cliente está dispuesto a pagar. Sin embargo, muda es cualquier proceso que consume más recursos de los necesarios y produce desechos. El desperdicio reduce la productividad. Por lo tanto, si se reconoce y se elimina el desperdicio, se aumentará el nivel de productividad.


Uno de los principales objetivos de una empresa basada en el sistema Lean Six Sigma es conocer, detectar y eliminar sistemáticamente todos los desechos de cada proceso, ya que estos reducen la capacidad y constituyen un grave problema para la gerencia, los mandos intermedios y la plantilla de la empresa en general.


Para comprender en qué consiste ese desperdicio, conveniente explicar primero cuáles son las actividades que aportan valor añadido. Como se ha indicado antes, son aquellas por las que se produce un bien o servicio que el cliente está dispuesto a pagar. El residuo o el exceso sería cualquier otro esfuerzo que se realizase en la empresa que no fuese absolutamente esencial para agregar valor al producto o servicio, según lo requiera el cliente. Estos aumentan los costos y disminuyen el nivel de servicio, y en consecuencia afectan a los resultados de la empresa.


Los diez principales tipos de residuos


Superproducción


Básicamente, la sobreproducción significa:

• Producir un activo o un servicio más de lo que se necesita o antes de que sea necesario.

• Producir un activo o un servicio con mayor rapidez de lo que se requiere.


Exceso de inventario


Todos los materiales, tareas o productos terminados que exceden a cuanto se considera necesario para satisfacer la demanda del cliente.


• El exceso de inventario se utiliza para cubrir algunas ineficiencias de la empresa.


Defectos y repetición de tareas


La pérdida de recursos cuando se produce un artículo o un servicio defectuosos.

• Demasiada gente que inspecciona, trabaja o repara. • Acumulación de inventario con vistas a una futura reelaboración.

• Calidad cuestionable del producto o del servicio. • Poca interacción entre clientes y proveedores.


Movimientos innecesarios


Personas que se mueven de un punto a otro en el lugar de trabajo o en toda la empresa más allá de lo necesario para aportar valor al producto (a menos que este movimiento contribuya a la transformación o el beneficio para el cliente).


• Gente que va de un lado a otro en busca de materiales. • Persona que va de un lado a otro en busca de otra persona. • Gente que va de un lado a otro en busca de herramientas. • Persona que va de un lado a otro en busca de documentos o información necesaria.


Actividades innecesarias


Trabajo superfluo, pues no proporciona valor ni las normas lo prescriben.


• Existencia aparente de varios cuellos de botella en el proceso.

• Falta de especificaciones claras por parte del cliente. • Exceso de inspecciones o verificaciones.


Esperas y búsquedas


Tiempo que se pierde mientras se esperan instrucciones, documentos, materiales, herramientas, etc., o cuando una tarea obliga a buscar algo.


-Quien se encarga de la máquina aguarda a que esta termine su ciclo de pro- cesamiento.

- La máquina espera a que la persona a su cargo finalice su ciclo.

- Hora de iniciar un servicio o una tarea de producción.


Transporte de materiales y herramientas


Todos los movimientos de materiales que no contribuyen directamente a un servicio o una tarea de producción.


• Exceso de manejo de equipo o material en carretillas elevadoras.

• Cintas transportadoras largas, rampas o tuberías. • Demasiados lugares de almacenamiento.

Talento desperdiciado


Conocimiento, experiencia, creatividad e ideas innovadoras que no se comparten ni se utilizan.


• El personal no se siente valorado. • Inseguridad a la hora de proponer nuevas ideas. • Pocas o ninguna sugerencia de mejora por persona al año.

• Inestabilidad y alta rotación de personas.


Energía desperdiciada


Con frecuencia, las empresas desperdician energía y ni siquiera se dan cuenta. La energía es a menudo un fluido que se transforma en trabajo como el gas, el combustible o la electricidad.


• Muchas fugas de aire en la planta. • Instalación incorrecta de las máquinas (cableado, redes, etc.).

• Inicio incorrecto de cada equipo.


Contaminación


• Generación de residuos peligrosos sin control adecuado. • Emisiones que contaminan el aire. • Contaminación del agua (con tratamiento inadecuado o sin tratamiento).

• Emisión de polvo contaminante.


¿Ha medido usted los residuos de su empresa?


III Variabilidad


La variabilidad total de cualquier proceso es el resultado de la variación que causan las máquinas, los materiales, las personas, los métodos, etc. La combinación de todas estas variaciones repercute en el tiempo, la calidad y otros factores. La variabilidad es uno de los peores enemigos de la productividad porque no puede calcularse con facilidad. En su lugar, suele recurrirse a la media. La razón es evidente. Basta con pensar en los numerosos indicadores de una empresa: la media de las ventas, la media del tiempo de entrega, la media del costo, etc. Sin embargo, que el tiempo medio de entrega sea de cuatro días implica que unas veces la operación se realiza en un día y otras, en siete. Como puede verse, la media puede llevar a conclusiones equivocadas.


Por lo tanto, es muy importante entender los componentes de la variación. El sistema Six Sigma se desarrolló para medir la variación y comprender los elementos que la componen y que, cuando se combinan, dan como resultado una variación total. Si se controla la variación de las diferentes variables (personas, máquinas, ma- teriales, etc.), el resultado de salida será mejor (realizar entregas a tiempo, alcanzar el costo objetivo, lograr la calidad esperada, etc.).

Podría calcularse así: Y = f(x).

Donde Y es el resultado deseado de un proceso (el nivel de alta calidad o de costo objetivo) y x representa cualquier combinación de entradas (máquinas, mano de obra o material).


¿Qué es una «Empresa Oculta»?


La expresión se emplea para referirse a todas aquellas actividades que reducen la calidad o la eficiencia de una operación que forma parte de un proceso de producción o de realización de un servicio, y que, por cualquier razón, pasa desapercibida ante los administradores, permanece oculta mientras se intenta mejorar el proceso.



El sistema Lean Six Sigma busca todas aquellas actividades propias de la «Empresa Oculta» para eliminar todo aquello que pueda generar errores o residuos. Como se muestra en la figura siguiente, el inventario suele disimular muchas de las ineficiencias que se crean en la empresa. Cuando comience a reducirse dicho inventario, saldrán a la luz esas ineficiencias y se verá lo que debe corregirse. El hecho de que se consideren ocultas significa que no estarán visibles a menos que comiencen a buscarse con cuidado.


Para acabar con esa «empresa oculta», la dirección debe esforzarse para reducir las actividades sin valor añadido que afectan tanto al área de producción como al resto de la organización.


La gerencia debe asegurarse de que el sistema Lean Six Sigma no solo sea un plan orientado a la mejora de la producción, sino una filosofía de trabajo completa que debe comenzar con el proceso de innovación y seguir hasta llegar a la última fase: el cobro a los clientes. E incluye a todos: tanto al personal de la empresa como a los clientes y los proveedores.


153 vistas